Marianne se graduó de nada y de mucho

Este post es 100% de pasión de madre. Si te irritan las madres que creen que sus hijos son los mejores y te quieres ir, no te voy a dejar de querer por eso.

Esto fue el día en que celebramos con unos amigos su graduación.

¿Qué carrizo es Cégep?
A los que vivimos en la provincia de Quebec y tenemos hijos entre 17 y 19 años nos toca dar un montón de explicaciones cuando alguien de afuera nos pregunta qué estudia nuestro retoño. Aquí, cuando te gradúas de secundaria, no entras a la universidad. Entras a una cosa que en francés se llama cégep (collège d’enseignement général et professionnel) y en inglés se llama college, pero que no es igual al college de Inglaterra o USA. Son dos años que equivalen al básico de la universidad pero se estudian en una institución separada y sin eso no puedes entrar a la universidad (que, por lo general, son 3 años). Puedes hacer el college o cégep en docenas y docenas de programas preciosos que ojalá yo hubiera tenido disponibles a esa edad. Hay tantos programas que visitarlos y recibir folletos es una de mis cosas favoritas.Si ya sabes la carrera que quieres seguir más adelante, puedes escoger un programa orientado a esa carrera. Pero si estás más indeciso que un pepino hay programas generales que te dan dos años más de tiempo para decidir lo que quieres hacer con tu vida. FABULOUS. Porque no hay cosa más loca que decidir a los 16 años lo que vas a hacer de 8 a 6 por el resto de tu existencia.

Aquí viene la parte donde fanfarroneo
Marianne, que siempre había dicho que iba a ser psicóloga, salió de secundaria queriendo estudiar medicina, pero muy indecisa porque su otra pasión es la literatura y la historia. Como tenía tal empastelamiento mental, se inscribió en algo que abriera todas las posibilidades y se lanzó sin anestesia al programa más exigente del college más exigente. Durante dos años se mató estudiando materias de ciencias puras con materias de humanidades en Arts & Sciences de Marianopolis College. Evidentemente, con ese nombre mi hija estaba destinada a ser aceptada ahí :)

El programa fue tan asesino que estoy segura de que ahora la universidad le va a parecer un día de playa. No solo sacó unas notas increíbles, sino que, además, la pichu fundó en club de Eating Disorders Awareness y,  junto a su equipo, creó panfletos y organizó actividades para recaudar fondos. También participó en Model United Nations y ganó premios por su participación en varias conferencias. Durante el último semestre estuvo enferma y necesitó medicación y fisioterapia para poder moverse, pero, a pesar de eso presentó su proyecto integrado: Una coreografía (que bailó ella misma) con soporte audiovisual sobre el rol de los efectos neurológicos del LSD en la cultura de los años 60 (y sacó una nota alucinante). Siguió haciendo danza contemporánea en su antiguo colegio y tuvo presentaciones. Incluso fue a New York a una conferencia y estuvo en la propia sede de las Naciones Unidas. Y, de paso, ella trabaja conmigo.

Hace unos días Marianne se graduó del college en una ceremonia linda. Y aunque propiamente no se graduó de nada, porque con ese título no tiene ninguna profesión, para mí es un diploma inmenso. Como premio a todo ese esfuerzo fue aceptada en McGill University para estudiar psicología con un minor* en literatura inglesa. Por fin encontró su camino y estamos todos muy contentos. Marianne tenía los ojos puestos en McGill desde que tenía 10 años cuando llegamos a Canadá y ese es uno de los 14 mejores programas de psicología del mundo.

No sé si mi hija sabe la magnitud de la admiración que le tengo. Se lo digo siempre, pero por si acaso aquí voy de nuevo: Pichu, estoy orgullosa de ti hasta la luna de ida y vuelta.

 

Nota: La historia de la graduación de secundaria de Marianne está aquí

(*) Campo de estudio secundario.

Boston sin mi cámara

Si alguien ve por las calles de Boston un grupo de caminantes muy guapos entre 19 y 83 años, con las suelas de los zapatos gastadas de tanto explorar desde la mañana hasta la noche, somos nosotros. Es el mundo al revés: Carmen, Jacques y Berta, del Departamento de Abuelos, se cansan menos que yo, que voy con la lengua afuera (¡¿pero qué comen?!). Lau está a cargo del Departamento de Fotografía porque me puse en huelga. Y Marianne está a cargo de las Narraciones  Históricas a pesar de ser la única adolescente del combo.

Boston 2014Fotos del teléfono porque no toqué la réflex por primera vez EVER.

Aproveché un compromiso de trabajo para apretar a la tribu dentro de la camioneta y darnos una escapada familiar a la bellísima Boston. No había ido en verano desde los 18 años. El clima estuvo fantástico (sol, ni frío ni calor), la comida divina, la compañía de los Superabuelos perfecta y las exploraciones encantadoras. Vimos la ciudad desde lo alto de una torre, desde el agua en ferry, entre callecitas empedradas,  parques espléndidos y rutas históricas. Y mi papá, en el Día del Padre, vio ganar a su equipo durante el almuerzo en un restaurant de Quincy Market (Allez les bleus!). ¿Qué más podemos pedir? Sólo me faltó mi pollo Valeria que tuvo que quedarse estudiando porque está en finales, la pobre. Siempre me falta una hija :( Pero tendríamos que haberla llevado en el techo, eso sí. Estas fueron unas pre-vacaciones de las vacaciones, para las cuales falta un laaaaaaargo mes y todavía ni siquiera sé bien a dónde vamos a ir. Solo sé que no quiero aviones, sino carretera. No quiero ciudades, sino paisajes y pueblitos. No quiero sur, sino norte. No quiero calor sino chaqueta. No quiero multitudes sino rincones solitarios …. Es decir, todo lo opuesto del verano pasado. Suspiros soñadores. Aterrizaje en la realidad. Mucho trabajo por delante. No me quejo. Cambio y fuera.

Más historias viajeras aq

Historias de agua

En mi vida anterior llovía diferente. Eran aguaceros torrenciales, tropicales, épicos. De esos que dan un poco de miedo porque parecen el Apocalipsis. Lluvias que arrancan toldos, desbordan ríos, derriban árboles y forman lagunas en medio de la ciudad. Pero, tras una hora de fin del mundo, simplemente terminan, sale el sol y es posible que un gran arco iris atraviese la tarde. Nadie usa impermeable ni botas de caucho. La gente, como mucho, tiene un paraguas o se refugia a esperar que el aguacero pase. O simplemente se moja, después de todo en Caracas hace calor y somos lavables. Mis hijas solo han visto otra vez llover así cuando estuvimos en México y les pareció casi irreal.

Aquí la lluvia es otra cosa. Llueve frecuentemente en Montreal durante abril y mayo. Por suerte, porque así todo germina, brota, crece, florece. Y el paraguas no sirve de mucho porque el viento te lo arranca. Nos ponemos impermeables y botas de agua (que me encantan) porque la lluvia puede durar el día entero y es fría. Cuando era nueva en Canadá me daban ataques de desesperación después de horas y horas y horas de lluvia pequeñita e irritante: Pero ¡¿CUANDO va a salir el sol?! Ingenuidad pura. Me doy ternura.

lluvia

Como llueve aquí en primavera, pensé que en todas las primaveras llovía y en los otoños sureños también. Por eso les pedí a los intrépidos de La Vuelta al Mundo que trajeran a la galería fotos lluviosas. Al segundo de publicar el tema, muy orgullosa de mi gran idea, me llovieron lamentos españoles. Al parecer, mi ignorancia meteorológica de la madre patria es descomunal. Sepan todos que en España no llueve en Mayo. ¿OK? ¿Cómo se les ocurre? :P

Aunque el tema fue cuesta arriba, a la galería llegaron fotos de esas que nos hacen casi oler la tierra mojada (el mejor perfume del planeta) y dan ganas de arroparse en un sillón junto a una ventana, con un libro bonito. Gracias, chicos, por ser tan animados y hacer fotos con corazón. Y también a los fotógrafos móviles de Instagram, me han en-can-ta-do las fotos.

instarain

JUNIO: MES ANIVERSARIO
¡Cumplimos 6 años! Te invito a que celebres con nosotros este mes.

Nuevo tema de junio es: el cieloReto, inspiración y normas en nuestro foro el día 1.
Para ir al foro y a la comunidad haz click aq.
Para saber de qué se trata y animarte a participar haz click aq.
La etiqueta permanente para La Vuelta al Mundo en Instagram es #juegolvm

 

Nota: El lunes 2 comienza mi curso consentido Aventura: fotografía de viaje. Estoy preparándome para recibir a todos los soñadores que cada año pasan una semana conmigo hablando de cómo hacer fotos más bonitas durante las vacaciones. Te espero :)

 

5 cosas favoritas de Mayo

Todas estas flores son de mi jardín y la ventana que se ve por allí es la de mi cuarto. Mayo me hace creer que mi maldición para cultivar flores ha terminado

1-  Mis jardineros. Me refiero a Carmen y Jacques, mejor conocidos como mis padres. Llegaron de España directo a consentirnos y no ha parado de trabajar en el jardín con sus sombreritos y sus guantes. Le han declarado la guerra a muerte a las malas hierbas y pasan el día arrancando al enemigo sin piedad desde el desayuno hasta que los mosquitos los meten en la casa al anochecer. Han sembrado grama (césped), plantado geranios en las macetas, han distribuido nueva tierra abonada y han recorrido conmigo los viveros escogiendo plantas y semillas. Y lo mejor de todo es que son gratis. Y encima me hacen la comida.

2- Mis tulipanes Fisher Price. Que son tan perfectos y saturados de color que cuesta creer que son de verdad y no de juguete. Cuando llegué a Montreal y vi que todas las casas tenían tulipanes en primavera me dije:  Algún día yo también. Pasé por una fuerte fase inmigrantil de algún día yo también y eso me lo dije con muchas cosas, pero la lancha para pasear en el lago se niega a llegar. Desde que compramos nuestra casa, cada otoño plantamos nuevos bulbos y en primavera esperamos con ilusión ver los tulipancitos brotar. No sabemos cuántos han sobrevivido a mofetas, mapaches, marmotas y ardillas, de qué tamaño son ni el color exacto, así que verlos aparecer es muy emocionante. Como tener un hijito, pero sin los dolores.

Tulipanes - JackieRueda.com

3- Aire. Crecí bajo la impresión de que si no ventilas bien la casa prácticamente te mueres por inhalación de anhídrido carbónico, pero somos la prueba viviente de que puedes pasar 5 meses sin abrir las ventanas y sigues tan fresco. Después del largo y súper gélido invierno canadiense, poder abrir las ventanas y ventilar la casa es un lujo. Y dejarlas abiertas todo el día ya es el paroxismo de la felicidad. No hace (tanto) frío como para calefacción ni calor como para acondicionado. Trabajo escuchando pajaritos, el rastrillo en el jardín, el perro del vecino, el camión del cartero. Los gatos entran y salen sin requerir mis servicios de Portera Incondicional. Se siente el perfume de la tierra mojada. Eso no dura mucho. Dentro de un par de semanas llega el pegoste de la humedad y nos volvemos a encerrar para climatizar la casa, así que inhalo profundo y disfruto. Y no, por insólito que parezca, en Canadá no se pueden abrir las ventanas durante TODO el invierno. Never. Se te olvida cómo abrirlas.

blogging ABC

4- Nuevo curso. Anna Díez y yo hemos estado trabajando en la producción de Blogging ABC, una nueva miniclase que vamos estrenar con toda la ilusión el día 26. Cada vez que tengo un proyecto nuevo me vuelan mariposas en la barriga, sobre todo cuando veo a tantos estudiantes inscribirse rápido y con entusiasmo. Eso me dice que en la escuela hacemos las cosas bien y es que le ponemos cataratas de cariño. Mi blog me cambió la vida hace más de 8 años y estoy feliz de crear una clase que sirva para desencadenar el mismo proceso en otras personas.

Tulipanes - JackieRueda.com

5- Comidas. Todo sabe mejor si no lo cocinas tú misma. Y si lo cocina mi mamá ya ni se diga. Ella es capaz de elevar el status de unas modestas lentejas a niveles aristocráticos. Se acabó lo que comer loquesea cuando estoy bajo presión de trabajo. Tengo comida rica todos los días, me llaman cuando está servida y solo me falta que me la den en la boca. Las comidas de mi mamá y las ventanas abiertas son recursos no renovables, tienen fechas de expiración y por eso valen oro. Ahora, con permiso, voy a por otro bol de lentejas, que a mi me quedan horribles y estas saben a paraíso.

¿Cuáles son tus cosas favoritas de este mes?

Los días felices

Mexico 2014

Mexico 2014

Yo tengo claritos en mi cabeza cuáles han sido los peores días de mi vida. Quisiera lavarme la mente con desinfectante industrial para borrarlos porque… por favor, ¡qué desperdicio de tarjeta de memoria! (algún día van a inventar pastillas para eso). Por alguna razón, los días más felices de nuestra vida no se nos tatúan en el cerebro con igual intensidad. Se nos escriben con bolígrafo y puede pasar que después de unas cuantas lavadas la tinta se vaya desvaneciendo. Por eso hay que anotarlos en una especie de Diario de la Felicidad y en ese cuaderno, sin duda y a todo color están mis vacaciones en México.

Mexico 2014
Mexico 2014

Hace un año escribí aquí mis cosas preferidas de la Riviera Maya así que no voy a repetirme porque son las mismas, solo que intensificadas. Esta vez todo me pareció más bello, más acogedor, más simpático, con más colores (¿es eso posible?), más perfumado, más delicioso. Es una montaña rusa sensorial desde que salgo del aeropuerto y la brisa de Cancún me sopla en la cara hasta que me subo de nuevo al avión llorando como una recién nacida. Mi cosa súper preferida sigue siendo nadar todos los días con los peces del muelle. De hecho, al llegar al hotel fuimos directos al muelle. El sol estaba a punto de ocultarse y hacía un poquito de frío pero yo tuve que entrar al agua y si se hubieran dejado, los habría abrazado y besado uno por uno. Son los de la foto de abajo (pero cientos). Anocheció mientras nadábamos y fue magique.

Mexico 2014

Lau vino este año con nosotras y eso me permitió estar más tiempo haciendo snorkeling. El año pasado lo hice muy poquito porque a Marianne no le llama la atención y Valeria es más miope que Mr.Magoo. Entonces bucear sola me daba miedo y solamente lo hice una vez y por una hora. En este viaje, en cambio, iba por ahí muchas veces con las marcas de los bordes de la máscara en la piel de la cara. FELIZ. Vi tantos peces y corales que al llegar aquí me compré una guía para identificarlos (sí, todo al revés, soy absurda). La criatura más sorprendente que encontré no fue buceando sino desde afuera, con los ojos como huevos fritos. Entraba al agua, donde me llegaba por las rodillas, y vi cerca de mis pies un tubo. Como la arena es tan blanca y el agua tan cristalina me llamó la atención ese tubo allí y me acerqué más. Entonces, el tubo nadó porque era una raya de las que te clavan la cola y lloras un año camino al hospital. Era del mismo color de la arena (TERROR). La volví a ver media hora más tarde buceando. Ahora necesito un psicólogo que me cure el miedo a pisar arena. ¿Algún voluntario?

Mexico 2014

Vamos a encargar una máscara graduada especial para mi pollo porque, si tenemos la suerte de poder volver a estas playas o a otras así, no es posible que ella se pierda el buceo. Nuestro sistema actual consiste en que Valeria nada a mi lado, yo me sumerjo, veo, salgo a la superficie, me saco el snorkel de la boca y le narro lo que veo, con descripciones detalladas. Ella es la amante de los animales, no yo, así que la situación no tiene pies ni cabeza. Una vez me preguntó “¿Mami, esta franja oscura que veo debajo de mí qué es?”.  Era un gran banco de peces amarillos y el corazón se me arrugó al infinito.

Mexico 2014

Otra cosa que me gustó más este año es que me llevé una maleta un poquito más grande y pude traerme algunas piecitas de la increíble artesanía mexicana, que es como para desmayarse. Es que siempre viajo con un pequeño carry on porque tengo fobia a que me pierdan la maleta. Esta vez me armé de valor y, muerta de taquicardia,  metí mi maleta por equipaje y sobreviví. También me regalé una pulsera de plata que me gusta mucho. Soy fan de las pulseras de plata. Y de México. Y de los tacos. Y de los chilaquiles, sopes, flautas y enchiladas. Y sobre todo soy fan de ser millonaria, no tener que volver a trabajar nunca y poder viajar sin ahorrar pacientemente en un cochinito.

Mexico 2014

El próximo 2 de Junio comienza mi curso Aventura, de fotografía de viaje. Lo hago una sola vez al año y esa semana los participantes y yo viajamos con nuestra imaginación, nos contamos cosas y aprendemos mucho. Puse todo mi corazón al escribir ese curso porque la fotografía y los viajes son mis dos grandes pasiones. Si quieres participar, la información está aquí.

Otros posts
de la serie
Ven conmigo

Términos y condiciones de uso Política de privacidad Ayuda Contacto
 
© 2006-2013 Jackie Rueda. Diseño web Meisi
1