¿Copia o mi gemela separada al nacer?

Deisy Mendoza de Mi dulce escuela: ¿La vieja historia del “emprendedor” copión
o la casualidad más grande del mundo?

Los que no somos una gran corporación sino negocios chiquitos, independientes, hechos de ideas, sueños, creatividad, imaginación, trasnochos, ensayos, errores, sustos, experimentos, estudios, más sustos, ilusión y cientos de horas de quemarnos las pestañas para dar a luz algo bueno, tenemos siempre un pie en el precipicio. Y nos gusta. Y no nos ponemos paracaídas sino que aprendemos a disfrutar un poquito el vértigo porque el que no se arriesga no gana. Si nuestro proyecto es online, el precipicio es más profundo porque Internet parece ser a veces una tierra sin ley poblada por una extraña fauna y flora, siendo una de las especies más peligrosas el Copión.

/

El copión es una persona que quiere ganar atención, dinero o seguidores a costillas del trabajo de otros. Sus papás no le enseñaron que eso no se hace y probablemente viene copiando desde el colegio, lo que lo hace sentirse más astuto que tú. 

/

Esta criatura también es conocida como plagiador, imitador o ladrón de ideas, según sea el grado de indignación de la víctima. Yo lo llamo clon. Dice que se “inspira” en tu trabajo, pero en realidad lo que hace es ahorrarse todo el proceso creativo calcando lo tuyo. Su mordedura pica aunque nos hagamos los valientes. Unas veces solo  nos rascamos un poquito y lo dejamos pasar. Después de todo, los copiones siempre han existido en los proyectos a toda escala y no podemos perder tiempo con cada persona menos talentosa que quiere ser como nosotros y no le da la cabeza. No es que no los vemos. Es que no les hacemos caso. Otras veces la mordedura nos pilla con los planetas revueltos y necesitamos un antídoto. Este post es mi antídoto.

Es un tema que trae de cabeza a muchos de mis alumnos que quieren proteger sus textos, fotos, ideas y productos de los clones. Fueron alumnos justamente los que me dijeron que Deisy Mendoza, de un sitio llamado Mi dulce escuela, había copiado mi curso Superstar, lo maquilló, le cambió el nombre y lo estaba vendiendo como idea suya. Deisy había sido también alumna de Superstar recientemente. ¿Sería verdad?  Me fui a dar un vistazo por la web de Deisy:

 

La foto de arriba es de mi curso, la de abajo es la de ella. Tiene entre sus temas, títulos de mis lecciones sin cambiar ni una palabra.

Luego de dos minutos de observar esta web con cara de huevo frito, seguí mirando las cositas de Deisy Mendoza y los ojos casi se me salen de las órbitas y ruedan por el suelo de mi estudio. Si yo había invitado a los estudiantes a aprovechar el sol del verano para aprender fotografía, oh casualidad, Deisy también. Si yo decía que puedes hacer fotos bellas sin grandes estudios ni equipos sofisticados, Deisy también.  ¿No es impresionante? Nunca vi dos mentes tan sincronizadas, creo que Deisy es mi hermana perdida.  Les muestro un poquito más para que vean nuestro asombroso grado de compatibilidad. Yo soy la de la izquierda y ella es la de la derecha:

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

…………………………………………………………………………………………………………………………………………..……

………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

……………………………………………………………………………………………………………………………………………….

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………


 ………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Le escribí a Deisy acerca de todas estas “coincidencias”. Dos veces.  Yo hubiera querido que la tierra me tragara si alguien me escribe así, me hago pipí de solo pensarlo. Pero Deisy, tranquila, me dijo que ella supone que yo copié mis cursos de libros en inglés, por lo tanto ella “también puede darle su estilo”. Ese fue el momento en que los planetas, el horóscopo, las tripas, el ADN y los apellidos se me hicieron un espiral. Al día siguiente modificó su web y removió la mayor parte de las “coincidencias”. Pero allí sigue vendiendo su curso, sumamente cool.

¿Copió Deisy mi taller Superstar? No lo sé. No puedo decir eso porque todavía no he visto el curso por dentro. Yo solo digo que el parecido de su mente y la mía es  asombroso. El que justo después de haber cursado mi taller se le haya ocurrido crear uno con el mismo exacto formato, concepto, filosofía y temario tiene que ser prueba de que somos gemelas separadas al nacer. Un caso para la psicología.
Mamá, ¿es Deisy mi hermana? Dime la verdad.

NOTA: Este no es el tipo de posts que escribo en mi blog, pero cuando los planetas se revuelven cualquier cosa es posible.

La Vuelta al Mundo por los cielos

¡Cumplimos 6 años!
Esta semana ha barrido el piso conmigo, pero tiene por fin una cosa buena. Tiene este cumpleaños que celebro con fuegos artificiales, redoble de tambores, torta de siete pisos, banda municipal, torre de cheerleaders, formación de paracaidistas, aviones con humo de colores, payasos de circo, luces de bengala, panderetas y silbatos, banderas, fondue de chocolate, sidra porque me gusta más que el champán, desfile de carrozas,  concierto gratis de rock, clavadistas de Acapulco y, si tuviera mucho dinero, con uno de esos avioncitos que escriben mensajes en el cielo. Es el cumpleaños número seis de La Vuelta al Mundo. Uno que celebramos por todo lo alto con fotos celestiales.

LVM

Esos paisajes no son de otro planeta, sino de este, el que hemos cubierto desde hace seis años con miles y miles de fotos tomadas con cariño y entusiasmo en cada continente. La Vuelta al Mundo es una comunidad generosa, entusiasta y creativa de la que han salido relaciones entrañables y muchos profesionales. Gente que empezó paseando un rato al mes para hacer algunas fotos y terminó enganchándose a la fotografía con pasión. Junio para mí es un mes bonito porque me soprende ver el nivel de participación después de tanto tiempo y también el nivel de las fotos. Las de arriba son una muestra de las fotos compartidas en Flickr y estas de abajo son algunas de las encontradas en Instagram con el hashtag juegolvm:

LVM

Muchas gracias a mis queridos fotógrafos por estos seis años de comunidad, simpatía, compañerismo, creatividad y diversión. ¡Me siento tan orgullosa de este grupo! Ustedes me hacen muy feliz. Feliz cumpleaños para todos: los nuevos, los antiguos y los del medio. Los fieles y los esporádicos, los novatos y los profesionales, los gordos, los flacos, los de aquí y los de allá. ¡Mil besos para todos! ♥ ♥ ♥ 

LA BUSQUEDA DEL TESORO
Por quinto año consecutivo vamos a jugar durante este mes a buscar un tesoro en la ciudad. Hay un precioso premio para el mejor. Si quieres saberlo todo, jugar con nosotros y, además, ver los mejores tesoros del año pasado, haz click volando aq. 

/
¿Qué les parece si, como regalo de cumpleaños para todos, hacemos una lista de sugerencias para nuevos temas mensuales? Me encanta pensarlos, pero creo que quizás ustedes tengan ideas fantásticas que a mí no se me hayan ocurrido en estos 6 años. Los temas tienen que servir para cualquier tipo de cámara , en cualquier estación y cualquier nivel de habilidad. Por eso nunca he propuesto cosas como barridos o fotos macro de copos de nieve :) ¡Todas las ideas son bienvenidas¡ Escríbeme tus propuestas en un comentario. Aquí pueden ver los temas que ya hemos hecho.

Marianne se graduó de nada y de mucho

Este post es 100% de pasión de madre. Si te irritan las madres que creen que sus hijos son los mejores y te quieres ir, no te voy a dejar de querer por eso.

Esto fue el día en que celebramos con unos amigos su graduación.

¿Qué carrizo es Cégep?
A los que vivimos en la provincia de Quebec y tenemos hijos entre 17 y 19 años nos toca dar un montón de explicaciones cuando alguien de afuera nos pregunta qué estudia nuestro retoño. Aquí, cuando te gradúas de secundaria, no entras a la universidad. Entras a una cosa que en francés se llama cégep (collège d’enseignement général et professionnel) y en inglés se llama college, pero que no es igual al college de Inglaterra o USA. Son dos años que equivalen al básico de la universidad pero se estudian en una institución separada y sin eso no puedes entrar a la universidad (que, por lo general, son 3 años). Puedes hacer el college o cégep en docenas y docenas de programas preciosos que ojalá yo hubiera tenido disponibles a esa edad. Hay tantos programas que visitarlos y recibir folletos es una de mis cosas favoritas.Si ya sabes la carrera que quieres seguir más adelante, puedes escoger un programa orientado a esa carrera. Pero si estás más indeciso que un pepino hay programas generales que te dan dos años más de tiempo para decidir lo que quieres hacer con tu vida. FABULOUS. Porque no hay cosa más loca que decidir a los 16 años lo que vas a hacer de 8 a 6 por el resto de tu existencia.

Aquí viene la parte donde fanfarroneo
Marianne, que siempre había dicho que iba a ser psicóloga, salió de secundaria queriendo estudiar medicina, pero muy indecisa porque su otra pasión es la literatura y la historia. Como tenía tal empastelamiento mental, se inscribió en algo que abriera todas las posibilidades y se lanzó sin anestesia al programa más exigente del college más exigente. Durante dos años se mató estudiando materias de ciencias puras con materias de humanidades en Arts & Sciences de Marianopolis College. Evidentemente, con ese nombre mi hija estaba destinada a ser aceptada ahí :)

El programa fue tan asesino que estoy segura de que ahora la universidad le va a parecer un día de playa. No solo sacó unas notas increíbles, sino que, además, la pichu fundó en club de Eating Disorders Awareness y,  junto a su equipo, creó panfletos y organizó actividades para recaudar fondos. También participó en Model United Nations y ganó premios por su participación en varias conferencias. Durante el último semestre estuvo enferma y necesitó medicación y fisioterapia para poder moverse, pero, a pesar de eso presentó su proyecto integrado: Una coreografía (que bailó ella misma) con soporte audiovisual sobre el rol de los efectos neurológicos del LSD en la cultura de los años 60 (y sacó una nota alucinante). Siguió haciendo danza contemporánea en su antiguo colegio y tuvo presentaciones. Incluso fue a New York a una conferencia y estuvo en la propia sede de las Naciones Unidas. Y, de paso, ella trabaja conmigo.

Hace unos días Marianne se graduó del college en una ceremonia linda. Y aunque propiamente no se graduó de nada, porque con ese título no tiene ninguna profesión, para mí es un diploma inmenso. Como premio a todo ese esfuerzo fue aceptada en McGill University para estudiar psicología con un minor* en literatura inglesa. Por fin encontró su camino y estamos todos muy contentos. Marianne tenía los ojos puestos en McGill desde que tenía 10 años cuando llegamos a Canadá y ese es uno de los 14 mejores programas de psicología del mundo.

No sé si mi hija sabe la magnitud de la admiración que le tengo. Se lo digo siempre, pero por si acaso aquí voy de nuevo: Pichu, estoy orgullosa de ti hasta la luna de ida y vuelta.

 

Nota: La historia de la graduación de secundaria de Marianne está aquí

(*) Campo de estudio secundario.

Boston sin mi cámara

Si alguien ve por las calles de Boston un grupo de caminantes muy guapos entre 19 y 83 años, con las suelas de los zapatos gastadas de tanto explorar desde la mañana hasta la noche, somos nosotros. Es el mundo al revés: Carmen, Jacques y Berta, del Departamento de Abuelos, se cansan menos que yo, que voy con la lengua afuera (¡¿pero qué comen?!). Lau está a cargo del Departamento de Fotografía porque me puse en huelga. Y Marianne está a cargo de las Narraciones  Históricas a pesar de ser la única adolescente del combo.

Boston 2014Fotos del teléfono porque no toqué la réflex por primera vez EVER.

Aproveché un compromiso de trabajo para apretar a la tribu dentro de la camioneta y darnos una escapada familiar a la bellísima Boston. No había ido en verano desde los 18 años. El clima estuvo fantástico (sol, ni frío ni calor), la comida divina, la compañía de los Superabuelos perfecta y las exploraciones encantadoras. Vimos la ciudad desde lo alto de una torre, desde el agua en ferry, entre callecitas empedradas,  parques espléndidos y rutas históricas. Y mi papá, en el Día del Padre, vio ganar a su equipo durante el almuerzo en un restaurant de Quincy Market (Allez les bleus!). ¿Qué más podemos pedir? Sólo me faltó mi pollo Valeria que tuvo que quedarse estudiando porque está en finales, la pobre. Siempre me falta una hija :( Pero tendríamos que haberla llevado en el techo, eso sí. Estas fueron unas pre-vacaciones de las vacaciones, para las cuales falta un laaaaaaargo mes y todavía ni siquiera sé bien a dónde vamos a ir. Solo sé que no quiero aviones, sino carretera. No quiero ciudades, sino paisajes y pueblitos. No quiero sur, sino norte. No quiero calor sino chaqueta. No quiero multitudes sino rincones solitarios …. Es decir, todo lo opuesto del verano pasado. Suspiros soñadores. Aterrizaje en la realidad. Mucho trabajo por delante. No me quejo. Cambio y fuera.

Más historias viajeras aq

Historias de agua

En mi vida anterior llovía diferente. Eran aguaceros torrenciales, tropicales, épicos. De esos que dan un poco de miedo porque parecen el Apocalipsis. Lluvias que arrancan toldos, desbordan ríos, derriban árboles y forman lagunas en medio de la ciudad. Pero, tras una hora de fin del mundo, simplemente terminan, sale el sol y es posible que un gran arco iris atraviese la tarde. Nadie usa impermeable ni botas de caucho. La gente, como mucho, tiene un paraguas o se refugia a esperar que el aguacero pase. O simplemente se moja, después de todo en Caracas hace calor y somos lavables. Mis hijas solo han visto otra vez llover así cuando estuvimos en México y les pareció casi irreal.

Aquí la lluvia es otra cosa. Llueve frecuentemente en Montreal durante abril y mayo. Por suerte, porque así todo germina, brota, crece, florece. Y el paraguas no sirve de mucho porque el viento te lo arranca. Nos ponemos impermeables y botas de agua (que me encantan) porque la lluvia puede durar el día entero y es fría. Cuando era nueva en Canadá me daban ataques de desesperación después de horas y horas y horas de lluvia pequeñita e irritante: Pero ¡¿CUANDO va a salir el sol?! Ingenuidad pura. Me doy ternura.

lluvia

Como llueve aquí en primavera, pensé que en todas las primaveras llovía y en los otoños sureños también. Por eso les pedí a los intrépidos de La Vuelta al Mundo que trajeran a la galería fotos lluviosas. Al segundo de publicar el tema, muy orgullosa de mi gran idea, me llovieron lamentos españoles. Al parecer, mi ignorancia meteorológica de la madre patria es descomunal. Sepan todos que en España no llueve en Mayo. ¿OK? ¿Cómo se les ocurre? :P

Aunque el tema fue cuesta arriba, a la galería llegaron fotos de esas que nos hacen casi oler la tierra mojada (el mejor perfume del planeta) y dan ganas de arroparse en un sillón junto a una ventana, con un libro bonito. Gracias, chicos, por ser tan animados y hacer fotos con corazón. Y también a los fotógrafos móviles de Instagram, me han en-can-ta-do las fotos.

instarain

JUNIO: MES ANIVERSARIO
¡Cumplimos 6 años! Te invito a que celebres con nosotros este mes.

Nuevo tema de junio es: el cieloReto, inspiración y normas en nuestro foro el día 1.
Para ir al foro y a la comunidad haz click aq.
Para saber de qué se trata y animarte a participar haz click aq.
La etiqueta permanente para La Vuelta al Mundo en Instagram es #juegolvm

 

Nota: El lunes 2 comienza mi curso consentido Aventura: fotografía de viaje. Estoy preparándome para recibir a todos los soñadores que cada año pasan una semana conmigo hablando de cómo hacer fotos más bonitas durante las vacaciones. Te espero :)

 

Términos y condiciones de uso Política de privacidad Ayuda Contacto
 
© 2006-2013 Jackie Rueda. Diseño web Meisi
1