Allez les bleus!

Ponte tu mascara, snorkel,  asoma tus pies en el borde del muelle, llena tus pulmones de aire y zambúllete en este post:
.
.

.
.
En marzo me autoregalé mi color favorito como tema de La Vuelta al Mundo y estoy TAN FELIZ Amo venir todas las mañanas a Instagram y Flickr y encontrar azul predominante capturado de la manera más imaginativa en la naturaleza, las ciudades y las casas. Hubo quienes no hicieron una foto sino que trabajaron una serie completa. Usar un tema para explorar,  jugar y ejercitar tu mirada es la manera más divertida de hacer crecer tus habilidades fotográficas. Crear una serie te permite infinita libertad creativa y te da un propósito artístico, una meta, una motivación para hacer fotos con tu cámara o tu teléfono. Prácticamente todo puede convertirse en sujeto de una serie y esa cacería de imágenes afina tu mirada y cambia tu visión del mundo que te rodea. Es mágico. Te lo prometo.

Gracias a los fotógrafos de azules. Ha sido una verdadera delicia este mes para mí. Un precioso regalo del cumpleaños. Marzo fue un mes de esos de pastillitas para los nervios, pero cada vez que entré a ver estas fotos pude sentir una inundación de endorfinas y se me puso cara de Happy Jackie ♥  Además, el tema azul siempre será el favorito de mi corazón porque fue el primero que hicimos en el 2008. Dos-mil-o-cho, lo digo y no lo creo.
.
.

Nuevo juego fotográfico de marzo: Casas. Visita nuestro foro para ver ejemplos.
Para ir al foro y a la comunidad haz click aq.
Para saber de qué se trata y animarte a participar haz click aq.
La etiqueta permanente para La Vuelta al Mundo en Instagram es #juegolvm

Que alguien me lo explique

Este último mes invité a la gente a fotografiar “Historias en mi cocina” y compartirlas en dos sitios: en Instagram y en nuestra galería de Flickr.Y me encontré con un fenómeno superinteresante. Las fotos subidas a Instagram no se parecen en nada a las fotos subidas a Flickr. Y cuando digo en nada, lo prometo con mi cara más seria. La diferencia es tan loca que da para un estudio sociológico. Las fotos de Instagram son definitivamente más orientadas al estilismo, a las tendencias, al culto al objeto bonito, juegos de color, y abundante luz.
.
.
Historias en mi cocina
.
.
Por otro lado, las fotos compartidas en Flickr son más documentales, mas verité, íntimas, dinámicas, emocionales,  cinematográficas y más enfocadas a las relaciones, a las conexiones.
.
.
Historias en mi cocina
.

¿Por qué? ¿Alguna teoría? Confieso que no me he roto mucho la cabeza con esto. Lo había notado, claro, pero se me hizo extraordinariamente evidente al recoger fotos para este post. No me ha dado tiempo de utilizar las neuronas para comparar al usuario de ambos sitios y ver qué mueve a unos y a los otros a enfocar un mismo tema de manera de manera tan salvajemente distinta. ¿No es bellísimo esto? Estoy cautivada. Necesito que mis lectores opinólogos me digan lo que piensan.

Muchas gracias a todos por jugar cons sus cámaras y sus teléfonos y abrirnos una rendija a sus cocinas. Publico este post desde el aeropuerto, camino a México para ocho días de terapia de recuperación de la salud mental, también conocida como vacaciones. Estaba tan desesperada por irme terminé de hacer mi maleta hace una semana, en vez de terminarla – como siempre – cuatro horas antes de salir al aeropuerto llorando porque no encuentro mi snorkel. He estado trabajando mucho en algo nuevo (¡ver al final del post!) y con un solo brazo porque en el otro tengo epicondilitis, que estoy segura de que se me va a curar nadando. Si me necesitas, estaré en Instagram siendo feliz. Pero te dejo el tema fotográfico para marzo. Verás, en marzo es mi cumpleaños y mi color favorito es el azul (de ser posible, turquesa) así que, en un ataque de modestia, me voy a dar el autoregalo de pautar fotos azules. Y espero que lleguen a montones. Dame ese regalito
.
.

Nuevo juego fotográfico de marzo: Azul. Visita nuestro foro para ver ejemplos.
Para ir al foro y a la comunidad haz click aq.
Para saber de qué se trata y animarte a participar haz click aq.
La etiqueta permanente para La Vuelta al Mundo en Instagram es #juegolvm

.

Magia y todas esas palabras melosas

.
Estamos a 15 de enero y vengo yo con un post de Navidad. Y me perdono porque cuando la vida me arrastra como un papelito de nada sirve lanzarme al precipicio de la culpabilidad, ¿verdad? Últimamente estoy experimentando a partes iguales un agotamiento mental y una centrifugadora de ideas nuevas que se pelean dentro de mi cerebro. ¿Quién ganara? Misterio. Me gustaría escribir aquí sobre las cosas absurdas que nos bloquean y nos paralizan, pero hoy no quiero ansiedad y vamos a hablar de la Navidad. Sí, el 15 de enero porque nunca es tarde cuando la dicha es buena.
.
.

.
En mi post anterior ya conté un poquito sobre mi Navidad, que fue linda, pero me pasó por delante como un cometa. Casi no me di cuenta de nada, no hice ni la mitad de lo que me había propuesto. Creo que estoy sufriendo de algún síndrome de falta total de pilas o algo así. Espero que haya cura. Mi parte favorita de las fiestas fue irme por cuatro días con mi familia a North Conway, un pueblo coqueto de las White Mountains en New Hampshire, USA. El resort donde nos quedamos tenía ambiente festivo y actividades. Cenamos rico el 31 de diciembre en un buffet ahí  y pasamos el día de Año Nuevo lanzándonos por los tubos del parque de agua y saltando en la piscina de olas. Mi mamá y yo en combo. Es un parque cerrado, claro, porque este era el clima:
.
.

Esta era la vista desde la terraza de nuestra habitación.  Queda a 5 horas de Montreal .

.

Al día siguiente seguimos lanzándonos pero en los largos toboganes de nieve de la estación de esquí bajo un cielo increíble. En dos oportunidades se me atascó el trasero y no me podía levantar, estaba como una orca encallada y mi mamá intentaba halarme, pero ella mide menos de metro y medio y la risa de ambas era tal que no nos movíamos ni un centímetro, totalmente ahogadas y paralizadas. Juro que me dolió el cuerpo de reirme. Éramos un espectáculo bochornoso (Marianne y Valeria guardaban prudente distancia). Hicimos el zipline (gritos), un columpio gigante (alaridos) y el trineo que baja de la montaña en unos rieles, no sé cómo se llama eso en español pero era buenísimo. Nos hacíamos la idea de estar compitiendo en luge olímpico.

.
.

Fotos del iPhone.

.
.
Comimos divino en todas partes y mis papás probaron los s’mores en una fogata en la nieve. Las vistas eran un sueño. La arquitectura típica de New England era un cuento.  Fue un privilegio poder pasar esos días tan lindos y divertidos con las personas que más quiero. Y que mi mamá sea la abuela biónica vas atrevida del mundo occidental.
.
.
.
.
No menos cool y lindo es que tantos de ustedes hayan compartido conmigo sus fiestas trayendo sus fotos a La Vuelta al Mundo. Esta comunidad es insólita de bonita. Otro privilegio que me hace empezar el año con estrellitas en los ojos. Vimos como cada quien hizo magia en la mesa para mimar a sus seres queridos y celebrar juntos.
.
.
.
.
¡Vimos tantas ciudades del planeta llenarse de luz!
.
.
.
.
Vimos mascotas siendo cuchis…
.
.
.
.
Y lo más importante es que vimos a esas personas que son el epicentro de nuestra Navidad. El núcleo de nuestra celebración. Los culpables de nuestros corazones blanditos.
.
.
.
.
Gracias, gente simpática, inteligente y sexy de La Vuelta al Mundo. Que en el 2016 se les disparen las ganas de crear y compartir. Que se lancen por toboganes de agua y de nieve o al menos rueden colina abajo muertos de risa. Que respiren el aire de la montaña o de la playa. Que vean películas emocionantes, aprendan canciones y lean libros insoltables. Que los remolinos de ideas les ganen a los bloqueos mentales. Que le puedan rascar la panza a un gato o un perrito. Y que regresen de vez en cuando a leer este blog que los quiere mucho
.
.

Nuevo juego fotográfico de enero/febrero: Historias en mi cocina. Visita nuestro foro para ver ejemplos.
Para ir al foro y a la comunidad haz click aq.
Para saber de qué se trata y animarte a participar haz click aq.
La etiqueta permanente para La Vuelta al Mundo en Instagram es #juegolvm

Lo mejor de lo mejor ♥

.
.
Estoy con mi familia en North Conway, un lindo pueblito de ski en las montañas de New Hampshire esperando el 2016 llena de ilusión. Te escribo frente a una ventana por donde veo un paisaje blanquísimo. La nieve llegó muy tarde este año, dicen que por culpa de El Niño (el fenómeno climático, no el que nació en el pesebre). Pero cuando nevó, nevó. No te imaginas. A lo que iba, estoy ilusionada porque tengo muchos proyectos para el 2016. Proyectos de trabajo y de vagabundería porque mi más importante propósito es descansar más. El 2016 será un año inteligente porque tú y yo encontraremos tiempo para hacer cosas que nos coloreen la vida, para alimentar nuestro lado creativo, para emprender algún plan grande o chiquito, para aprender cosas que nos hagan felices. Por que no todo puede ser trabajar y cuidar a los demás. Tenemos que cuidar al niñito que llevamos por dentro. Y hablando de niñitos internos, esta Navidad ha sido preciosa para mí porque la he compartido con mis papás que vinieron de España, mis hijas, mi marido y mi familia canadiense  Es la situación que yo llamo Happy Jackie.
.
.
.
.
El día 12 hicimos en mi casa una gran fiesta de Navidad de esas donde todos traen cosas DIVINAS de comer y hasta pequeños regalitos amorosos. Pero lo que más abunda son los besos y los amapuches. Después de la fiesta se nos queda la sonrisa boba a todos por una semana. Nochebuena en nuestra casa fue una cena íntima con mi espectacular sobrina Mia y sus papás. Consentimos y fuimos consentidos. No hay nada mejor en la vida.
.
.


.
.
El día de Navidad nuestro árbol amaneció superlleno de regalos y tengo que decir que muchos eran para mí y no me lo esperaba. Debo haberme portado muy bien. Como siempre. Soy un angelito.  Uno de los regalos de Santa Claus para Valeria fue una wafflera (que no teníamos) y ahora nos hace de desayuno waffles belgas con sirope de maple,  mantequilla, banana y almendras tostadas (por favor que no empiecen las clases).  Los gatos recibieron juguetes y Minuit los ama con pasión desenfrenada. Ver a mi papá con su pijama de rayitas por las mañanas es la mejor decoración de Navidad en mi casa 
.
.
.
.
Hemos paseado un poquito por Montreal para ir a comer dim sum a Chinatown, a una exposición de nacimientos (belenes) y a un concierto coral que me sacó lágrimas. También subimos a la montaña para tener una tarde con nuestros mejores amigos comiendo salvajemente. El chalet queda al borde de un lago y me dijeron que hay nutrias. Salí disparada con Valeria, pero solo vi castores, estoy esperando las pruebas fotográficas de las nutrias para creerlo. También llevamos a los abuelos a un restaurant montañero muy rico a comer platos típicos de Quebec en un ambiente de madera, pino, lucecitas y chimenea. Me gusta que mi Navidad sea como una película y, aunque nunca será tan bella como los fabulosos diciembres de mi vida venezolana, Canadá le pone magia y la gente que me rodea también.

Feliz Año nuevo y gracias por leerme

 

Las fotos de Valeria

Valeria, mi pequeño pollo, estudia fotografía profesional en Dawson College. Es un programa lindísimo de tres años que hace que me carcoma de envidia diariamente. Me quiero ir con ella en las mañanas, hacer sus asignaciones, pegarme en sus salidas de grupo y básicamente ser Valeria. A los 17 años yo habría dado cualquier cosa por estudiar fotografía como carrera y hacer mis asignaciones en una ciudad tan interesante, vibrante, bella y segura como Montreal. Pero en mi antigua vida tropical eso no fue posible y tuve que tomar otro camino. En Caracas no existía fotografía como carrera ni como nada. Los fotógrafos aprendían por su cuenta y yo quería tener la experiencia de ir a la universidad. Lo que hice fue buscar una carrera que al menos tuviera fotografía entre las materias y, a partir de allí, el resto lo hice sola. Valeria está viviendo mi sueño
.
.
.

.
Ya les había contado sobre su proyecto final de secundaria, que fue un libro fotográfico de Montreal maravilloso y estudiar fotografía fue la canalización lógica de esa pasión. Esta no es la profesión de la que planea vivir. Quiere estudiar otra cosa en la universidad después. Esta es para enriquecer su mundo interior y hacerse más bonita y creativa la vida, porque la fotografía  tiene el efecto de inyectar alegría directo al corazón y darte superpoderes visuales para mirar el mundo. Este es el tipo de regalo que me habría fascinado darme a mí misma a su edad y estoy tan feliz de que Valeria lo pueda tener.
.
.
.

.
Valeria acaba de abrir su propio website en el que ha publicado pequeñas colecciones de fotos de Islandia, Terranova, California y Montreal. Abrir un website se siente como un paso muy grande para alguien que comienza. Y produce mucha satisfacción, es una ilusión astronómica.
.
.
.

.

También acaba de añadir los powder portraits que hizo en mi estudio para uno de sus proyectos del semestre. Si me sigues en Instagram posiblemente hayas visto un par de tras-bastidores de ese photoshoot explosivo que requirió 3 horas de limpieza :P
.
.
La modelo es Marianne, mi otra pichurra.

.
.
Si quieres, puedes darle un vistazo al trabajo de Valeria y si te parecen lindos sus primeros trabajos puedes hacer Me gusta en su nuevecita página de Facebook. Así la apoyas y la motivas. Nosotras te lo vamos a agradecer de aquí al cielo porque ese es el mejor regalo de Navidad

Página de Facebook de Valeria

.
.
Vendré pronto con un post sobre mi Navidad. Comparte con nosotros tus fotos navideñas en Instagram con el hashtag #juegoLVM y en Flickr en La Vuelta al Mundo para que nos muestres cómo celebras en tu casa y en tu ciudad. ¡Queremos verlas! Besos y cascabeles para todos ♥

Términos y condiciones de uso Política de privacidad Ayuda Contacto
 
© 2006-2015 JRV Média Inc. Diseño web Meisi
1